Silvana Barrales

Mi nombre es Silvana Barrales, tengo 29 años, escorpiana, nacida en Capital Federal, Buenos Aires, Argentina.
Escribo prosa, poesía y relatos, desde mis 17 años de edad. Disfruto mucho al hacerlo, logrando sacar todo de mí junto a todos mis sentimientos y pensamientos.
Gracias a todos los buenos amigos/as que he podido conocer a través de Internet y en la vida diaria, me he hecho conocer en varios países del Mundo, sin ellos esto no podría haber sido posible. Me he ganado el infinito cariño y amistad y me siento feliz por ello.

NOCHE, TIEMPO Y VIDA

La noche que estalla a su menester oscura
y vacía de tu andar,
de tus suspiros profundos,
tus manos colmadas de sudor extremo
arrasando con todo querer
para llevártelo bien hondo.
La noche que recuerda y desea,
anhela y sueña tiempos.
Tiempos que se esperan,
tiempos que vienen
a paso lento, bien decisivos
sabiendo lo que quieren.
La noche va culminando,
inclinada, latente,
así te extraña y te necesita.
La vida misma te necesita,
dándose cuenta y aceptando
que eres su único oxígeno.
Sintiendo que eres para ella
coincidiendo por delante de su mirada
que te guía y te quiere
así como eres de auténtico y transparente.
Vuelve mañana a mi abrazo que te espera,
vuelve a mis cuadros de soledad
deseo y desesperación.
Intégrate a mi camino que también es tuyo;
únete a la felicidad que ansiosa nos admira;
aférrate a mi almohada que angustia derrama.

 

Palpitar de Sueños

Recovecos de miradas, palpitar en puñados de sueños en curso directo hacia el corazón, rojiza tinta agitada que se desgarra los velos para arrojarlos al mar.

Se adueña mi música a mis oídos susurrando por las avenidas porteñas la melodía más mística en el salón anatómico de los recuerdos.

Canta, canta por encima de las baldosas que reflejan el paso firme o desdichado de las almas encantadoras de los seres que propulsaron el amor.
Dime cómo te llamas al pasar y te contaré las alegrías de mi cantar, las que aclaman nuestros aires entre duendes de instantes, viajando con zapatos de charol mientras acaba entre cosquillas la seda de las manos con un fuelle enloquecido enrojeciendo los ojos más felices.

 

ACAECER

Desnuda de afanes, aparentemente frágil,
ciega, tanteando los ojos de la Luna,
con las manos enredadas por entre las rocas blandas.
Sus dedos se quebrajan lastimándose entre sí
y una balada entre algodones se alcanza a oír.
Sangriento el país vuela dentro de los años:
tiempos irrevocables, sensibles a su menester.
Pasados que nadie olvida, banderas flameando dentro del ser.
Honda, hueca de ilusiones, floreciendo en llamas de dolor,
reclama, silenciosa la pared que no ha de estar.
Y no vuelves como niña con pasitos de mujer,
arrancándote los velos y dejándome ver
las caricias carentes desde tu partida de algún ayer.
Diviso el horizonte en alguna estación,
con aplausos, palmas agitadas que desconozco,
un bombo con desgaste y un delirio rondando la acera.
Somos marcha, quejidos, labradores con hambre,
calzados agotados, caras sucias intentando vivir.
Somos anhelo de crecimiento, garra, fuerza
luchando por el porvenir.
Gotas de sal salpican las mejillas y ya no importa llorar.
Maletas enfiladas aguardando el próximo vuelo
al terreno de la esperanza, que no es suyo, es de todos
y lo invitan con la fruta madura, deliciosa,
lista a convidar.
Sumerge el caos dentro del misil del horror allá lejos,
la Paz se desea, se ruega ante los altares de la sed.
Déjanos ver la luz que nos ocultas con tu fuego,
apágame el dolor y me atrevo a soñar.

 

 **Ganador Segundo Certamen de “A grande Chance”, Primera Mención Categoría: Poemas en español; 1º de Noviembre 2004). Directores: Mari Trujillo (Brasil), Alberto Peyrano (Argetina)**

 


Argentina

 

Música: Angels of God

 

 

Voltar Menu

 

Art by Ligi@Tomarchio®