Marichú Brandis

AMANTES

¿Y qué es lo que somos, sino amantes perdidos...?
En la inmensidad de un océano,
en el resplandor de una estrella
Tan sólo en nuestro pensamiento...
Amantes eternos que acaricia el viento
Amantes del deseo, de miradas encendidas
de risas, charlas, caricias y noches compartidas.
Amantes de lejos, pero tan cerca...
Que si el deseo volara a través del tiempo
Una conjunción perfecta
Formarian ambos cuerpos deseosos de ese encuentro.
Estamos amaneciendo, amantes...
Bajo el influjo de esta, nuestra luna.
Respiramos jadeantes, cansados de tanta pasión
Bailando con las miradas, con nuestras bocas unidas
Que aún quieren seguir saboreando
cada rincón de nuestros cuerpos
mientras nuestras manos acarician
este sueño de amantes que crece por momentos.
Somos amantes... ya desde hace tiempo...

 

¡CUANTO DARIA YO…!

(A mi hermano, Luis Carlos)

¡Cuánto daría yo por ver tu mirada en mis ojos!
De nuevo reír, caminar y cantar contigo
Aquellas canciones de noches de parranda.
Te necesito, mi hermano, mi amigo.

Tal vez mi sueño fue cierto…
¿estabas allí conmigo o fue mi imaginación?
Junto a aquel lago de cristal hermoso
Tu dulce mirada llenaba mi corazón.

Busqué en mi memoria los momentos que juntos pasamos,
Me ví de nuevo buscando el pasado,
Recordé los lugares que juntos frecuentamos,
Imaginé otra vez que jamás nos separamos.

Tu magia envolvió mis sueños,
Que dormían al son de aquella nana
Momentos vividos, grandes y pequeños,
¡Cuánto daría yo por tenerte aquí mañana!

Yo quisiera regalarte un camino de rosas,
Volver atrás en el tiempo y no sentir este vacío,
Poder decirte tantas cosas…
¡Cuánto daría yo, hermano mío!

Aquella estrella en el cielo, de seguro eres tú.
En una noche oscura tú eres la luz de un lucero,
Me iluminas con tu luz
Y de mi alma se escapa un "te quiero".

¡Cuánto daría yo por volverte a ver una vez más!
Llenar nuestras vidas de risas,
Pero el sueño termina deprisa
La luz del sol me despertó
¡¡¡Cuánto daría yo…!!!

 

SOLEDAD

Mi amiga, compañera no elegida,
Siempre conmigo, atenta.
Amiga incondicional en mi vida,
Me inundas sin apenas darme cuenta.

Eres amiga, amante, madre.
Festejas con tu risa mi camino,
Me miras con sorna, con desaire.
Ahora ya te necesito, ¡qué desatino!

Soledad amarga y triste
Te encuentro sin buscarte.
Conmigo desde que me viste,
Haces de tu arma un arte.

Soledad quiero, mas no elegida,
Quiero ser yo quien te elija.
No me mires, no digas nada…
No me adoptes, no quiero ser tu hija.

 

http://personal.telefonica.terra.es/web/rinconmagico/

Espanha

 

Música: Allusions Pond

 

 

Voltar Menu

 

Art by Ligi@Tomarchio®